martes, 21 de junio de 2011

NEO-CONSTRUCTIVISMO

Una caótica serie de proyecciones de pintura, casi toda la gama de colores conocidos y varios aún por conocer, algunas líneas entrecruzadas y un raro ovoide realizado con los pies, constituyó el agraz trabajo de fondo. El inspirado artista remató después la obra, de cuatro metros cuadrados bien cumplidos, difuminándolo todo con un enérgico y nervioso coup-de-pouce, ergo, con el dedo gordo de la mano izquierda. El resultado: una auténtica ensalada de El Bulli.

—Serás una mierda, hija, pero me has costado un huevo en pintura —dijo el artista dirigiéndose a su obra. A lo cual ella nada contestó

La obra dio en llamarse "The Others" —váyase a saber por qué— y fue propuesta en primer lugar a una exposición de Sci-Fi. El jefe de la muestra, un duque inglés extremadamente comedido, firmando la nota de rechazo, comentó al secretario: "Una buena patada en el culo merecería este imbécil".

Retitulado ampulosamente como "Gardiner Expressway & CN Tower", el original artista plástico volvió a la carga con la magna obra que cosechó en Toronto un rechazo mucho más airado y virtualmente explosivo, llegando a recibir su autor incluso dos anónimos con sendas promesas de muerte, lenta en uno y violenta en otro.

Su final lógico era la hoguera, desde luego, pero el azar quiso que, antes de quemarlo, un galerista desesperado en busca de obra ad-hoc le hiciera dos fotos —no pudo hacer más, misteriosamente el obturador de la cámara, una magnífica Leika, se obstruyó tras el segundo intento— y osase presentarlo como obra plástica a la campaña itinerante "TERUEL EXISTE" bajo el nuevo título de "Señora de Teruel con sombrero".

Fue éste, y no otro digan lo que digan sus melifluos panegiristas, el verdadero comienzo de la triunfal carrera del gran artista neo-constructivista.



6 comentarios:

Jorge Drake dijo...

El azar siempre exige su lugar en una mesa de póker, en una pintura, en una pieza musical... el universo parece obstinado en no dejar al azar el azar. :)

Saludos Leerio. Me encanta tu blog

Leerio dijo...

Tienes razón, Jorge, el azar y sus caprichos...

No sabemos cuanto le debemos al azar ni tampoco nos molestamos mucho en saberlo y, sin embargo, sin sus caprichos nos seríamos como somos, eso desde luego.

Muchas gracias por tus palabras y por tu visita.

Nn beso.

Mari Carmen Azkona dijo...

Leerio, ¿sabes que yo confío mucho en el azar? Es menos alocado de lo que parece. Aquí estamos, el azar ha unido nuestros destinos, ¿quién sabe que será de nosotras? Qué más da, disfrutemos del momento. No perdamos el presente pensando en el futuro.

Lo que si tengo claro es de que eres una escritora muy original y eso me gusta...Ah! y que Teruel existe. Es una de las visitas que está apuntada hace tiempo en mi cuaderno de viajes.

Besos y un fuerte abrazo.

weedjee dijo...

Nuria
Como siempre no dejas de sorprenderme, tu relato me recuerda al gran escritor australiano Peter Carey y me revela el papel del protagonista Christopher Chubb, en su obra vida de un farsante, a mi me encanta este escritor, además el azár que importancia que tiene digamoslo por ejemplo al judaismo con la cábala y para acabar la banda sonora podria ser la del pintor australiano, Brett Whiteley, famoso por la portada del alchemy de dire Straits y que esta en el museo de arte de NSW en sydney, Knopfler hizo comentarios sobre este escritor y su cotizacion subio como la espuma, ya se sabe por momentos el absurdo del ser humano, pero el relato como siempre magnífico

Frida dijo...

Leerio, acabo de descubrir tu blog y me alegra saber que hay otro sitio donde poder disfrutar de tus ocurrencias. No dejes de alimentarlo.
Este texto ya me encantó en su versión abreviada (solo penalizado por su extensión, ya sabes de qué hablo); en su formato original es aún mejor. Besos.

Leerio dijo...

Aitxa, WeddY, Frida... muchas gracias por vuestra visita a este humilde rinconcito de mí misma.

Me alegra veros por aquí y saborear vuestros comentarios.

Besos.